Moldes de Pastelería y Repostería: Conoce los que no deben faltar nunca en tu cocina

Imagina que te dispones a hornear una docena de cupcakes. Te diriges a una tienda de artículos de repostería para conseguir el molde adecuado, pero al llegar te sorprendes pues existe una variedad muy amplia: distintos tamaños, formas y materiales. ¿Cómo elegir el ideal?



Moldes de Repostería

Si deseamos preparar kekes de alta calidad que posean una presentación impecable, entonces resulta imprescindible familiarizarnos con los distintos tipos de moldes de que existen. A continuación, te brindaremos una guía para que puedas elegir el molde adecuado:


Según el material


Es un factor sumamente importante, ya que determina el resultado final del producto que vamos a hornear. Esto ocurre por dos motivos principales: la distribución del calor (si el material es buen conductor del calor, entonces requerirá menor tiempo de cocción) y la facilidad para desmoldar (aquellos que poseen una capa antiadherente facilitarán esta labor).


· Acero inoxidable


El acero distribuye bien el calor y ayuda a que el keke se cocine de manera uniforme. Si bien la mayoría están recubiertos con una capa antiadherente, se recomienda engrasarlos y utilizar papel de manteca para garantizar que el desmolde sea exitoso. Se sugiere lavarlos a mano y con esponjas suaves, ya que pueden presentar rayaduras.


· Aluminio


Este metal es más ligero que el acero, por lo que es susceptible a los golpes y abolladuras. El aluminio tradicional presenta un inconveniente: suele reaccionar con alimentos ácidos, liberando un leve sabor metálico que se impregna al keke. Para contrarrestar este efecto, se recomienda utilizar moldes de aluminio anodizado de buen grosor.


· Silicona


Este material es sumamente flexible, por lo que el desmolde resulta relativamente sencillo. También son económicos y fáciles de usar. Como punto a tomar en consideración, no transmite bien el calor, por lo que se deberá elevar la temperatura del horno y prolongar el tiempo de cocción.


· Cerámica


Buena distribución del calor. Al ser moldes de una sola pieza, deben ser correctamente engrasados para garantizar un desmolde perfecto. Se recomienda utilizaros en la elaboración de pies y tartas con masas quebradas.


· Desechables


Solo pueden utilizarse una vez, por lo que suelen emplearse para hacer cupcakes, kekes para regalar o llevar a una reunión. Suelen estar hechos de papel y aluminio. Deben ser bien engrasados, y hay que vigilar el tiempo de cocción.


Según la forma


Debemos tener en cuenta que hay kekes que se asocian con una forma particular, por lo que eso nos servirá de guía para escoger aquella que más se adapte a nuestras necesidades:



Moldes de Repostería

· Redondos


Se consideran los más populares y sirven como base para un sinfín de preparaciones. Existen dos tipos: desmontables y enteros o de una pieza. Se sugiere cubriros con papel manteca y engrasarlos. También existe una variedad que presenta un agujero en el medio, conocidos como moldes tipo corona. Este hueco ayuda a que el keke se cocine por adentro.


· Rectangulares


Suelen ser más achatados y largos que los redondos, por lo que requieren menor tiempo de cocción. Una excepción consiste en los moldes destinados a la cocción de pasteles de fruta o plumcakes, que presentan una altitud más elevada y por tanto necesitan más tiempo en el horno para garantizar que se cocinen en el interior.


· Formas irregulares


En la actualidad, muchos moldes tienen forma de personajes de dibujos animados, logos de empresas o de marcas. Puede que resulte un poco más complicado desmoldarlos debido a que no presentan una forma geométrica, motivo por el que se recomienda que sean bien engrasados y que la cocción se lleve a cabo a una temperatura moderada.

13 visualizaciones