¿Cómo limpiar una campana de cocina?

La limpieza de la campana extractora es un proceso sumamente importante que ayuda a prolongar su tiempo de vida y a optimizar su desempeño, el cual garantiza que la preparación de alimentos se lleve a cabo en un ambiente salubre y adecuado. El procedimiento varía según el tipo de campana:



Cómo limpiar una campana de cocina

De extracción de humos al exterior


  1. En primer lugar, es necesario retirar los filtros anti-grasa. Lo usual es que este paso no presente mayor dificultad, puesto que basta ejercer presión para sacarlos. Dependiendo de cuán sucios estén los filtros, se puede optar por dos métodos: cuando la grasa y el polvo están presentes superficialmente, es recomendable utilizar productos quita-grasas y luego retirar los restos con un paño. En caso de que la suciedad se haya adherido, conviene dejarlos remojar por 25 minutos en una mezcla de bicarbonato de sodio, vinagre y agua caliente. A continuación, enjuagar con agua fría y secar (es sumamente importante que los filtros queden totalmente secos, sino podrían comprometer el uso de la campana). Esta limpieza debe realizarse cada 2 meses aprox. (depende bastante del uso que se le dé a la cocina).

  2. En segundo lugar, se debe limpiar el soporte interno de los filtros (la parte que los sujeta y une al conducto de extracción) con ayuda de un spray desengrasante comercial o una mezcla de agua con bicarbonato de sodio o vinagre. Dejar reposar por 5 minutos para que la sustancia haga efecto, y luego retirar con un paño.

  3. Por último, se procede a retirar el polvo y los restos de grasa superficiales de la parte externa de la campana con un trapo remojado en agua y bicarbonato de sodio. Dejar secar y luego sacar brillo con un paño de microfibra.


De recirculación


En este caso, el proceso de limpieza es bastante similar al de las campanas de extracción de humos al exterior (se retiran los filtros anti-grasa y se remueve la suciedad, para luego pasar a limpiar el área externa de la campana); no obstante, se debe tomar en cuenta que las campanas de recirculación cuentan con un filtro extra (carbón activo) el cual debe ser cambiado cada 3-4 meses, dependiendo del uso. Vale mencionar que el retiro de estos filtros suele ser un poco más complicado que el de los anti-grasa, pues tienden a estar atornillados y se debe quitar la cubierta exterior de la campana para poder acceder a ellos (se recomienda consultar al manual de fábrica para identificar con claridad la distribución de las partes de la campana). Al momento de reemplazar el filtro de carbón viejo por uno nuevo, es necesario tomar en cuenta que las medidas sean adecuadas.



Cómo limpiar una campana de cocina


Algunos tips para que la limpieza sea óptima:


  • Es necesario conocer de qué material está hecha la campana para poder usar los productos de limpieza idóneos (por ejemplo, algunas son de aluminio y otras de acero inoxidable). Además de los quita-grasas, también pueden emplearse mezclas que proporcionen brillo a la campana.

  • Si es que la campana está muy sucia debido a que no se le ha realizado mantenimiento en bastante tiempo, se recomienda poner a hervir una olla con agua y vinagre por espacio de 45 minutos. Los vapores ayudarán a que la grasa contenida en el interior de la campana se ablande, para que luego se retire con ayuda de un quita-grasas y un paño de microfibra.

  • La frecuencia de limpieza depende mucho de la cantidad de frituras y del uso. La vida útil de una campana puede extenderse si es que se les da mantenimiento a los filtros anti-grasa al menos una vez por semana.

15 visualizaciones